AA.AA Colegio San Josť / Reportajes

Un grupo de aa.aa. visita a jesuitas relacionados con el Colegio de Villafranca en la Residencia San Ignacio de Alcalá de Henares

2018-01-29    

Esta historia comenzó a fraguarse en octubre. Recordaréis que por aquel mes se celebró en Madrid un encuentro de antiguos alumnos al que acudieron más de un centenar de representantes de muy diversas promociones del San José de Villafranca. El P. Rafael Mateos sugirió la posibilidad de visitar la comunidad jesuita de Alcalá de Henares, “como un gesto humanitario con personas que han participado en la construcción de las personas que somos”.

Tras semanas de organización y animación por diversos canales, el 21 de enero, domingo, seguro que fue un día muy especial para un grupo de jesuitas que pasó por el Colegio San José de Villafranca en algún momento de su vida y que ahora residen en Alcalá de Henares por motivos de edad o enfermedad.

En esta entrada vamos a acercarnos a un extracto de lo que vivieron algunos de los dieciocho participantes. En la revista Nuevo Milenio que publicará la asociación a comienzos del verano, podremos leer estas experiencias completas y las que se vayan uniendo.

“Lo primero que compartimos fue la Eucaristía, que ellos tienen todos los días a las 10,15 h. Unas cuantas sillas y mucho espacio vacío que fue llenándose con sillas de ruedas. El más veterano, jesuita a punto de cumplir 98 años, que ha pasado casi toda su vida en Cuba y República Dominicana, y que nada más terminar despliega su tablero de ajedrez, coloca las fichas y espera a alguien que “se atreva” a jugar una partida con él. Y la más joven, Lola, con poco más de 20 años. Fue una Eucaristía entrañable, “unidos en la misión de Cristo”, pero cada uno con una misión particular, en la vida religiosa o seglar, para que, estemos cada uno donde estemos, “en todo podamos amar y servir”. (…) P. Rafael Mateos, S.J.

Entrañable y con tintes agridulces, así se podría calificar la visita realizada a la Residencia de Mayores de Alcalá. Por una parte, la emoción, la alegría y los deseos de reencontrarnos con dos personas, los Padres Arrizabalaga y López Pego, que tuvieron un protagonismo especial en nuestra etapa de formación en el Colegio de Villafranca. Ellos ocuparon los puestos de Prefecto y Rector respectivamente durante la etapa colegial de la Promoción 1967. Acudimos cinco representantes de la Promoción que pudimos compartir con ellos recuerdos y anécdotas que contribuyeron a romper la monotonía de su rutina diaria y que agradecieron sobremanera. (…) Ricardo Acero (P. 1967)

Tremenda la primera impresión. Entrada a una capilla donde están alineados todos los Jesuitas de edad superior a 80 años. Algunos como López Pego, con un misal y leyendo oraciones, otros mirando al frente desde sus sillas de ruedas, alguno también con la cabeza caída y ausentes. Después pasamos a zonas exteriores para que tomaran su zumo y ahí asaltamos a López Pego en su silla de ruedas (con bastón cogido del brazo) y a Arrizabalaga en una silla a la que llegó con un andador y una ayudante que le protegía. Los dos mostraron gran alegría y enseguida te preguntaban. (…)  Javier Hergueta (P. 1967).

Me uno a los comentarios tan acertados y sinceros compartidos sobre nuestra visita a Alcalá, que fue enriquecedora en emociones, sentimientos, experiencias comentadas y sabiduría y Paz Cristiana y Vital, que allí reina. Aunque no he tenido tanto contacto con el Padre Rafa Mateos, por la Promoción de la que soy, 1989, tengo la plena certeza del gran trabajo que realiza y va a seguir realizando. Pudimos comprobar en Alcalá la gran unión y armonía entre todos los Jesuitas, y el cariño con el que tratan a “sus mayores”. La vitalidad del Hermano Juan Ballesta, (“Juanito”), siempre pendiente de todo, y DE TODOS. (…) Tomás Ridruejo (P.1989)

Tras la mañana tan estupenda que pasamos en Alcalá, pensamos que no podía quedarse en un mero hecho aislado y que mejor forma de continuarla que compartiendo lo que vivimos y sentimos de forma que sirva como cadena para continuar con esta labor que se nos enseñó desde bien pequeños, sirviendo y amando allá dónde vayamos. Fuimos las más jóvenes de todas y quizás las que menos contacto hemos tenido con muchos de los allí presentes. Sin embargo, no podemos obviar la ilusión que nos hizo reencontrarnos con el Hermano Ballesta, nuestro profesor de inglés y enfermero por excelencia, o el Padre Rafa Mateos, jefe de formación durante la mayoría de nuestros años en el Colegio. (…) Lola Martín de Saavedra (P. 2012) y Lara García Tomé (P. 2011).

Gracias a todos ellos por transmitirnos sus vivencias.

Gabinete de Comunicación.