Jp, ¡¡¡qué “FINDE”!!! ¡Qué difícil es expresar es expresar con palabras las cosas del corazón, lo voy a intentar (Va por todos).

Cuántas emociones, y a cual más gratificante y conmovedora. Es empezar a organizar “una quedada” con los de COU, y ya comienzan a hervir los sentimientos en mi interior, me pongo hasta nerviosa (y a dieta jejejeje), y siempre pienso, me tiene que pasar algo muy gordo para que yo me lo pierda, y esta vez no ha sido menos, al
revés, ha sido más, porque esta vez ha sido especial:

– Especial porque el día de la quedada fue el día de San José (nuestro Cole).
– Especial porque lo celebramos en casa de uno de los nuestros (Las Tejuelas), y vaya casoplón (100% recomendable para desconectar con una “mijina” de lujo), mil gracias otra vez a los anfitriones.
– Especial también porque la quedada fue multitudinaria incluso con gente de otros cursos. No faltó nadie porque allí estaba la esencia de COU, con los presentes y con los ausentes (incluso alguien voló para hacerse notar…).
Pues sí, allí nos hemos plantado para celebrar 35 años de nuestra promoción, la del 87, y podría seguir diciendo lo bien que hemos comido y bebido y lo bien que nos han tratado, que también, pero voy a hacer más hincapié en lo otro, en lo del corazón: cuántos recuerdos, cuánta nostalgia, cuántas risas, cuántas lágrimas también, en definitiva ¡¡¡cuánta emoción!!!

¿Sabéis lo que me pasa en estas reuniones? que me entrego por completo (nos pasa a casi todos). Aunque solo fue un año de convivencia intensa (1986/1987), parece que fuimos amigos toda una vida, porque en estos encuentros te abres en canal, y me gusta porque vuelvo a mi rutina como nueva, reconfortada, porque en estas reuniones todo el mundo va predispuesto a emocionarse, a darlo todo, a recordarlo todo… y ésa es la sensación que me ha quedado de este encuentro una vez más. Y no hablo por mí misma, los watsapps del día siguiente lo demuestran, todo el mundo encantado y agradeciendo “el finde” tan espectacular que hemos pasado e insistiendo en que no hay que dejar pasar mucho tiempo para repetir, y comprometiéndonos a no dejar que se apague este vínculo profundo que nos une y que a
quien no ha estado en el Colegio le cuesta entender (aunque las parientas y los parientes ya van cogiendo onda).
En fin, que lo hemos pasado estupendamente (supermegagenial), el reguero de fotos y videos así lo atestiguan. Y que me compadezco de los que faltaron y que algo muy gordo les tiene que pasar para que falten a la próxima, y que desde aquí me atrevo a proponer que sea el año que viene, porque tan importante es para el corazón que hayan pasado 35 años como 36 ¿no creéis?
Me despido de mi promoción, para mí la mejor del mundo, como no podía ser de otra manera, y reto desde aquí al resto de promociones para que no dejen escapar ni una sola ocasión para reunirse. A nuestra edad ya sabemos que la felicidad no existe que lo que existen son momentos felices, y estos encuentros probablemente sean de los momentos más felices de nuestras vidas.

Un abrazo a todos.

Tina de la Gala (Prom. 87).

Si te gustó la publicación, ¡compártela en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin