Ayer se celebraba en el centro cultural Alcazaba, de Mérida, la Gala del Balonmano Extremeño en la que se hizo entrega de los reconocimientos a los deportistas, clubes y entidades que destacaron en este ámbito deportivo en la pasada temporada. Entre los premiados estaban nombres ligados a nuestra comunidad educativa del Colegio San José de Villafranca y es un orgullo para el centro que se reconozca esta faceta deportiva dentro de la apuesta por la formación integral que desarrollamos.

Entre ellos recogió una “insignia de plata de la Federación Extremeña de Balonmano” y reconocimiento como mejor entrenador juvenil masculino, Isaac Bogeat Sánchez-Piqueras. No es la primera vez que subía en esta cita anual a recoger una distinción y en sus palabras quiso recordar a su compañero de fatigas, Carlos Cadaval, con quien comparte trabajo, retos, ilusiones y, en ocasiones anteriores, estos momentos de reconocimiento por la labor que realizan en el mundo del balonmano con los más pequeños y mayores del Colegio. Destacamos de sus palabras, “gracias a todas las personas que me han acompañado en mi andadura por el balonmano, gracias a ellos me he ido enriqueciendo como entrenador y como persona, a pesar de victorias, empates y derrotas hemos podido disfrutar juntos de nuestro deporte y han hecho que no sea un trabajo para mí, sino una dedicación”.

Isaac Bogeat describió su visión del balonmano como “abrir un pabellón y verlo completamente vacío, observar cómo poco a poco empiezan a llegar los jugadores contentos porque van a entrenar o a jugar un partido. En este segundo caso, me encanta saludar al entrenador visitante y a sus jugadores, que he visto crecer en infantil o he tenido conmigo en la Selección, saludar a los árbitros mientras mis chicos terminan de cambiarse y comienzan a calentar, sentir el calor de la grada durante el partido, … la felicidad de sus caras tras la victoria o la tristeza tras la derrota, sentir que han dado todo con conseguir un objetivo común, hablar con ellos para felicitarles o para animarles comentándoles las cosas que debemos mejorar de cara al próximo partido,… así hasta cerrar de nuevo el pabellón completamente vacío”.

Además, del entrenador, el ya antiguo alumno del Colegio Juan García Caballero fue premiado como mejor jugador juvenil masculino, y como portero menos goleado juvenil masculino fue reconocido el alumno Javier Castilla Castellanos.

Isaac Bogeat terminó diciendo “si volviera atrás, os aseguro que no cambiaría nada”. La comunidad educativa del Colegio agradece sus palabras y reconoce su labor, felicitándole junto a los jugadores reconocidos, por estas distinciones que los animan a seguir trabajando y dando lo mejor de cada uno en el seno de cada equipo.

¡Enhorabuena chicos!

Gabinete de Comunicación.

 

(Fotos: Coro L.A. y Fed. Extr. Balonm.)
Si te gustó la publicación, ¡compártela en tus redes!
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin